La raclette, otra comida social

La raclette, otra comida social 

La raclette es otra comida social que se une a las conocidas fondues, que se basa en la misma idea de derretir queso en una plancha en común para todos los comensales y acompañarlo con distintos ingredientes. 

 
Si de comidas sociales se trata, una de las mejores experiencias para disfrutar con un grupo de amigos es la raclette, un plato tradicional del cantón suizo de Valais, que puede hacerse en casa con ingredientes y utensilios variados, tanto para expertos como para neófitos e improvisados de la cocina.

Lo ideal para disfrutar una raclette en casa es contar con un aparato eléctrico específico para realizarla, que se consigue en bazares gastronómicos. Pero si no cuenta con el aparataje oficial (una plancha eléctrica que posee pequeñas sartenes individuales para que cada uno derrita su queso), resultará igualmente práctico y más divertido compartir un recipiente popular.

Una sartén de buenas dimensiones (para evitar las peleas o amontonamientos) puesta sobre un mechero u hornalla eléctrica será buena plataforma para una raclette interactiva. De igual manera, para los más avezados que no dudan en correr algún riesgo extra, el desafío de hacerlo de manera tradicional sobre una piedra es una tentación a la 

raclette-2.jpg

que podemos sucumbir sólo si cumplimos con ciertos requisitos:
  • Conseguir una piedra lisa, no porosa, más bien plana
  • Limpiarla muy pero muy bien con un cepillo duro
  • Calentarla en horno moderado, con una antelación de 40 minutos a una hora previa a la reunión
  • Colocarla sobre una fuente en el horno, a fin de poder trasladarla con mayor facilidad a la mesa
  • Colocar la piedra (puede ser con la fuente, cuidando de cubrir los bordes de la misma para evitar quemaduras) sobre una base aislante

Para hacer la raclette hay que preparar previamente también los ingredientes. El queso es fundamental, si bien es difícil conseguir queso Raclette (específico para este plato), podemos hacerla con quesos variados, que sean de pasta semiblanda y de buen contenido graso para que se derritan con cierta facilidad. Los quesos aptos para hacer una raclette son:
  • Fontina
  • Brie (de vaca o de cabra)
  • Cheddar
  • Chevrottin
  • Emmenthal
  • Jarlsberg
  • Gruyére
  • Provolone
  • Reblochón

El alimento tradicional que acompaña a la raclette es la papa, hervida o asada, simple, 

raclette-3.jpg

sin agregados (solamente sal si gusta). Pueden utilizarse papas nuevas o diferentes pipos de papines, cocidos y servidos con sus cáscaras. También es usual poner a disposición de los comensales de esta otra comida social son los pepinillos o encurtidos, peras (frescas o secas e hidratadas), frutos secos tostados u otro ingrediente a gusto.

Para esta comida entre amigos se debe calcular de 200 a 250 gr de queso por persona, que se presenta en mesa cortado en láminas, para que cada comensal derrita el suyo. También se pone a disposición de cada uno una pequeña espátula para sacar el queso de la plancha, y un plato en donde servirlo junto a sus guarniciones.

Otra idea buena para la raclette es agregar un surtido de buenos aceites, de oliva, infusionados y saborizados. Podemos mezclar un poco de aceite con pimienta recién molida, ajíes picantes (o ají molido de buena calidad), o hierbas frescas como romero o tomillo o albahaca. También se puede dar un toque agridulce presentando un poco de arrope con apenas un toque de aceto para rociar unas gotas sobre el queso fundido.

Por último, las bebidas que acompañen la raclette no deberán ser muy frías, ya que deben contribuír a la digestión de los quesos derretidos. El vino será el mejor amigo, ya sea un buen blanco con estructura y acidez, como un Pinot Grigio o Sauvignon Blanc, o también un tinto de estructura de mediana a fuerte, pero que conserve sus notas frutales y tenga taninos redondos, como un Malbec, Pinot Noir, Merlot o Bonarda.


Imágenes: network54.com; 1day-at-a-time.blogspot.com; shopswiss.com