Tragos calientes para el frío

Tragos calientes 

Los tragos calientes son preparados especiales para hacerle frente al frío. Mientras esperamos la llegada del invierno veamos cuántas variedades hay.

 

Cuando comienzan los primeros fríos, muchas personas prefieren tomar alguna bebida fuerte antes de ir a dormir, pues la sensación de calor que provocan logran que el invierno no se cuele entre nuestras sábanas.

Hay bebidas especiales que llaman al invierno, particularmente las que tienen mayor grado alcohólico, añejamiento en madera o densidades cremosas que resulten un tibio mimo al paladar. Cualquier cocktail preparado con whisky, brandy, bourbon, vodka o aguardientes de frutas aportará una grata sensación cálida a la garganta.

Muchos tragos pueden prepararse utilizando como paso especial el fuego. Ya te habíamos hablado en un artículo anterior de la alquimia que produce el fuego en un cocktail y te dimos algunas recetas (ver la nota haciendo click aquí ). Especiales para las épocas de baja temperatura, estos tragos literalmente llevan el fuego a nuestro cuerpo.

No todo es alcohol
tragos.jpg
Por supuesto. ¿Qué pasa con las personas que no beben alcohol? Pues hay ingredientes que se utilizan en los tragos calientes que no tienen que ver con bebidas alcohólicas. Chocolate, crema batida, café, frutas invernales como manzanas, peras o naranjas y hasta especias como canela, clavo, pimienta y jengibre agregan unos grados más a las sensaciones que provoca un trago. La utilización de mermeladas en los cocktails da un toque especial, pues la confitura de frutas siempre trae reminiscencias del invierno.

También es válido provocar el calor de la manera más obvia: calentando la bebida. Sólo cuidaremos que sea apta para tal tarea. Nunca se nos ocurriría calentar una bebida a base de jugo de naranjas o de frutas, pero sí aquéllas que están basadas en café o en leche.

Un clásico dentro de estas bebidas es el vino caliente (no mire raro, no está mal visto calentar el vino y ponerle agregados). Claro que esta bebida, muy popular en Austria y Alemania (donde se la llama Glühwein), no se bebe con las comidas ni en demasiada cantidad. Para prepararlo se le agrega a un vino tinto joven unas cascaritas de naranja, unos clavos de olor, azúcar y canela, y se realiza una infusión.

Llámenlo una buena excusa, pero el invierno nos acerca a estos tragos que nos devuelven el alma al cuerpo y el calor al alma.

Claudia Caprile para ViaGourmet