Copa para beber champagne del zapato de una mujer

copa de champagne zapato de mujer 

Una nueva copa revive el ritual de beber champagne del zapato de una mujer, acto de amor nacido en un burdel.

 

El fetichista y desusado acto de de beber champagne del zapato de una mujer ha caído en desuso. Ya no se ven caballeros que soliciten a su dama uno de sus zapatos para brindar con él. Tal vez porque en otras épocas las mujeres escondían sus males en los pies y utilizaban solamente el calzado, sufriendo estoicamente sus pies planos, juanetes, callos o dedos martillo.

Claro que con el confort de la vida moderna llegaron las plantillas especiales, los suplementos y las almohadillas para hacer frente a estos males. Y también la crisis económica, por lo que mojar un zapato con champagne puede resultar la experiencia romántica menos afrontable monetariamente.

La costumbre de beber champagne del zapato de una mujer nació en 1899, cuando las hermanas Ada y Minna Everleigh llegaron a Chicago y se establecieron allí con un negocio de entretenimiento. En una paqueta casona abrieron un burdel refinado, donde los caballeros iban por tragos y mujeres bellas.
copa-champagne-zapato-1.jpg
Cuenta la historia que el príncipe Henry de Prusia era asiduo visitante del lugar, y que durante una cena que dieran en su honor una de las jóvenes que trabajaban allí estaba bailando y en su frenesí (imagínense) arrojó uno de sus zapatos que voló y aterrizó en una de las mesas, volcando una copa de champagne que había en ella. Quiso el destino que la espumante bebida de vertiera dentro del zapato (oh, casualidad).

Aquí la historia es algo confusa. Se dice que fue el mismo príncipe Henry quien tomó el zapato (en otras versiones, es uno de los hombres invitados a la fiesta quien lo hace), brindó y bebió de él. Creo que puede haber sido el mismo príncipe, pues todos en el auditorio lo imitaron; tomaron uno de los zapatos de las mujeres que bailaban con ellos, sirvieron champagne en ellos y bebieron.

Desde allí el rito fetichista se extendió, se hizo protagonista en escenas del cine de Hollywood y se perpetuó como un acto de puro amor (y de fe absoluta en la higiene de la dama dueña del zapato en cuestión). Y hasta ahora, el beber champagne del zapato de una mujer había caído en desuso. Y aquí llega el pero de esta historia.

En un bello intento de revivir este acto, la firma Piper Heidsieck se asoció al diseñador Christian Louboutin para crear una nueva copa de champagne para beber del zapato de una mujer. El fino diseño está presentado para acompañar al champagne Le Rituel.

Esta original copa es apta para coleccionistas y para quienes quieran revivir el rito de beber champagne del zapato de una mujer sin correr riesgos, y con absoluto glamour. Y cuidar las medidas también, pues siempre se corre el riesgo que ocurra algo como lo que Groucho Marx describe en su hilarante frase: “Señora, bebería champagne en su zapato, pero más de dos litros me sientan mal".

 

Claudia Caprile para ViaGourmet